6 de febrer de 2019

Beethoven. Jan Swafford. Traducció de Juan Lucas. El Acantilado. 2017.

Extensa i aprofundida biografia on l’autor segueix la consigna de saber-ho tot i explicar-ho al detall, d’aquest músic irrepetible, caràcter explosiu i que fou, per qui signa la ressenya, un emblema d’adolescència. La seva lectura va dibuixant el personatge tan humà com fora del comú ensems. 
“En la casa de un viticultor de Oberdöbling, en el verano de 1803, se pone manos a la obra. A medida que los sueños épicos se despligan en su imaginación, se apresura a materializarlos en el teclado, en su cabeza, en notas arañadas sobre la página. Pasa horas perdido en su raptus, improvisando al teclado: las ideas fluyen desde sus dedos para convertirse en sonidos, y en un cuaderno de notas sobre una mesa junto a él fija los sonidos antes que se vayan. Mientras escribe los apuntes sigue el ritmo con sus manos y sus pies, maldice las notas por su contumacia. Porque, para Beethoven, el acto de componer es un proceso tan físico como mental; todo su cuerpo se ve invloucrado en ello. Cada día, haga el tiempo que haga, camina por las colina, los bosques y los senderos campestres, gruñendo, aullando y agitando los brazos mientras dirige la música en su cabeza, deteniéndose para escribir las ideas en los cuadernos de bolsillo que lleva consigo”. 
Aquest volum de mil quatre-centes cinquanta-cinc pàgines quedarà amorrat al piló de “llibres que recuperen velles passions i que ens transporten a un món que sembla una ficció essent exactament la història i el context d’una persona real”.





Etiquetes de comentaris:

0 que prenen la paraula